La República Dominicana con más de quinientos kilométros de playa de muchos tipos, algunas son poco frecuentadas y con una vegetación incontaminada, otras más equipadas y animadas pero siempre con el típico encanto tropical. La posición geográfica en el sur de la isla, el clima fantástico, las escasas lluvias durante todo el año y la cercanía a la capital y a los dos aeropuertos principales ( Las Amerícas y La Romana) hace Boca Chica destino único y privilegiado.

La playa está rodeada de una barrera de coral natural y es considerada la “mayor piscina natural del Caribe” además de una de las playas más bonitas de la isla. Con su mar de agua caliente, tranquilo, y poco profundo, su arena blanca y fina y las palmeras como escenario, es una playa perfecta para los niños, para nadar en tranquilidad o para quien simplemente quiere pasar un día relajándose admirando el mar bajo el sol tropical!

La playa está bien equipada: bares y restaurantes Sporting Club, Bocana, Puerco Rosado, Sueño Caribeño ofrecen a los clientes sillas y parasoles. El domingo cuando la gente del lugar se une a los turistas para pasar el día de fiesta, al ritmo de la música, el ambiente se hace más alegre y animado que nunca.

Los que prefieren un día más tranquilo y solitario a 15 minutos se encuentran las playas de Guayacanes y la de Juan Dolio.

 

 

En Bayahibe, una pequeña aldea de pescadores, se puede embarcar para llegar a las islas Saona y Catalina, parques nacionales y destinos llave para los turistas.
Estos viajes que duran normalmente todo el día consisten en ida en lanchas rápidas y vuelta en catamarán a ritmo de música latina, bailando y tomando Cuba-libre. Las playas de arena fina y blanca y el mar que baña estas islas, rico de estrellas marinas y peces multicolores, te regalará momentos inolvidables!